EL DIBUJO DE BAÑO QUE ME ENSEÑÓ CÓMO AMAR

“Mirá, sos muy bueno y dulce conmigo, lo juro, pero es como si no tuvieras idea de lo que implica ser novio de alguien”, me dijo mi ahora ex novia una noche en la banqueta frente a su casa, fumándose un cigarro mientras yo mordía unos Crujitos. “Eso es todo” pensé, mirando la luna llena, haciendo el recuento mental de mi lotería de errores, dejando que aquellos deliciosos bastardos reventaran entre mis dientes crujiendo mis frustraciones.

Habían pasado unos tres meses desde aquella noche y me encontraba en Rabinal, Baja Verapaz, por asuntos laborales. Específicamente era un viernes alrededor de la una de la tarde y esperaba al último bus de vuelta a la capital cagando en un baño público. Probablemente era el denso aire cálido rabinalense o la angustia de observar exactamente seis cuadritos de toilet en mis manos –del más delgado, del que es equivalente a limpiarte el culo con telarañas-, pero de pronto me encontré en una instantánea crisis existencial, “en realidad no tengo idea de cómo ser novio de alguien” me dije, recordando aquellas palabras.

Me sentí tan impotente como esa secuencia de cuadritos de toilet, “este soy yo. Si el corazón de una mujer fuera popó mi amor sería tan protector y suficiente como estos seis cuadritos marca Papagayo”.

“¡Quiero saber lo que es el amor!” grité con rabia y desesperación, demandándoselo al cielo…invocando al himno de Foreigner.

Nunca creí que dios o cualquier otra fuerza súper natural me escuchara allí, sentado en un pútrido cubículo de baño público decorado con pósters de Rambo, en algún rincón de Rabinal. Pero cuando alcé la vista esta pieza artística, este magnífico retrato de lo que es amar estaba frente a mí hablándome.

ROMANCE

He aquí un tipo que entendió el amor, que decodificó el intercambio emocional entre dos personas. Si uno pasara doce años como preso político en Sudán, viviendo en un agujero de 4 X 4 metros tan solo acompañado por una caja vacía de Choco Krispis, no llegaría a entender el camino que Melvin debe tomar en el laberinto para llegar al chocolate tan bien como este artista entendió el amor.

ROMANCE 01

Por supuesto hay un título que dice “qué Rico”, pero no es únicamente por eso que sé que lo que está ocurriendo es un acto de incuestionable amor. Lo sé porque solo el amor puro podría unir a una mujer con un rostro más masculino que el de Danny Trejo con injertos hechos con piel de testículos de minotauro y a un adolescente con menos testosterona en el rostro que la programación de Casa Club TV. Estos amantes no solo están luchando por estar juntos contra todos los convencionalismos sociales sino también contra sus propias anatomías.

ROMANCE 02

Es decir, miren lo triste que está ese cerote (abajo), si uno quirúrgicamente le transplanta a una tortuga un par de manos humanas y una hélice, va a estar más cómoda y agradecida con dios que él con su trasero sensual y su órgano genital de tamaño considerable. Sin embargo, uno puede percibir en la obra que muy por dentro él está viviendo el momento cumbre de su patética existencia pues ha encontrado a la única persona capaz de amarlo.

ROMANCE 03

Ellos están ahí a punto de expresar su amor carnalmente, a pesar de todo lo que detendría a dos seres humanos con menos pasión y más rigurosidad por la fisonomía humana. Ella se acerca a él, notando la erección de su miembro viril y sus testículos cargados -que por alguna razón cuelgan a un costado de su muslo izquierdo en lugar de hacia el frente-. La mirada de él se clava en sus dos senos que irrumpen de algún lugar en su clavícula. “Sé que iban a gustarle” piensa ella, recordando con agrado la decisión de operarse los pechos. Por unos segundos su mente divaga entre la montaña de revistas que hojeó buscando los pechos ideales para su figura; desde los de Lindsay Lohan, pasando por los de Salma Hayek, Marisol Padilla o Scarlett Johansson, hasta que se decidió por un par de misiles balísticos indios Agni-III que encontró en una Popular Mechanics.

ROMANCE 04

“Metémela papito y mamate las tetas” le dice ella en tono asertivo. Luego sonríe por dentro pues sabe que no hay manera que su cuello cónico le permita “mamarse las tetas”…incluso si tuviera tetas y su cuerpo no fuera el de un jugador de futillo. RoboCop tiene más chances de practicar gimnasia olímpica que ese pisado de “mamarse las tetas”, pero es un pequeño twist sadomasoquista que a ella le gusta añadirle a sus revueltas sexuales. Siendo honestos, esta aventura sexual es más andrógina y desafiante de la idea de género que jugar tenta con modelos de Calvin Klein y transexuales tailandeses en el closet de David Bowie.

ROMANCE 06

Seis  especialistas forenses y tres restauradores de arte concordaron:
“Es una fuckin “T”…esa mara”, fue el resultado de su estudio.

Y a huevos que es más romántica que Twilight. Porque aunque Edward era un vampiro enamorado de una humana, al menos podían abrazarse porque sus brazos eran más largos que los de un bebé de turrón. No como los de estos idiotas cutos. Además todos sabemos que las instrucciones son el lenguaje del amor, ¿quién no se masturbó leyendo con la voz de Thalía el manual operativo de un reproductor VHS?

Finalmente, tras una fenomenal sesión de placer, ambos amantes se sintieron satisfechos y se acurrucaron. Mirarlos tan juntos es como mirar al Hombre Elefante bailar reguetón con el espíritu de Chayanne atrapado dentro de un burrito de media libra crunchy. Él se aferró con fuerza a su cuello. Se sentía seguro. “Podría vivir en tu cuello” le dijo suspirando, “no creo que querríass dejar sin hogar a una familia de pájaros y a un castor”, le respondió ella con un dejo de frialdad.

Después lo besó despacio en la mejilla, con complicidad, procurando no asesinarlo apuñalándolo con su barbilla.

Cuando salí del baño me sentía diferente, renovado espiritualmente. Me dirigía a mi bus cuando un chavito se me acercó para ofrecerme películas, “nel, papa” le dije, “no necesito que un drama romántico con Zac Efron, en el que todos dicen las cosas que la otra persona quiere escuchar, me enseñe cómo amar…ahora lo sé”.

“Mirá, chato, ¿cómo te llamás?”, “Jaime”, “Mirá, Jaime. Hoy aprendí que el amor es mirar más allá de nuestros defectos, y no estoy hablando de espantosos proyectiles bélicos en lugar de chiches, estoy hablando de deformidades emocionales. Como el miedo al compromiso, el relacionar los carbohidratos con la felicidad o el terror a los empleados de la Despensa Familiar de la Bolívar. Todo se trata de confianza. Con esa persona vos vas a sentirte libre de decirle “¿podemos ir a otra Despensa Familiar? es que algo en mi alma me dice que los empleados de la Bolívar son hijos de Satán” y ella te va a entender, incluso va a bromear con vos respecto a tu pánico no fundamentado…al final van a resolverlo o a aprender a vivir con ello. A menos que sea algo destructivo, claro.

¿Ves? Amar no es como te lo dicen estas insípidas historias joliwudenses de amor en estos CDs que te acabo de romper y que no pienso pagarte porque te estoy entregando sabiduría y eso vale mucho más. No todos los defectos son adorables tics de Jennifer López, algunos son horrendas manías pero amar es eso: abrirte a un universo desconocido y bizarro…a un universo que es otra persona. Amar es construir una nueva dimensión donde los dos son dioses y el todo está conectado. Donde la única regla es ser felices. Amar es integración, Jaime”.

“¿Vas a comprarme una película o no?”.

* ¡Hey!, pueden encontrar más historias absurdas en la fanpage:
https://www.facebook.com/canchinflinhero

Anuncios

Un pensamiento en “EL DIBUJO DE BAÑO QUE ME ENSEÑÓ CÓMO AMAR

  1. “amor es mirar más allá de nuestros defectos, y no estoy hablando de espantosos proyectiles bélicos en lugar de chiches, estoy hablando de deformidades emocionales.”
    “No todos los defectos son adorables tics de Jennifer López, algunos son horrendas manías pero amar es eso: abrirte a un universo desconocido y bizarro…a un universo que es otra persona. Amar es construir una nueva dimensión donde los dos son dioses y el todo está conectado. Donde la única regla es ser felices. Amar es integración, Jaime”.

    No solo me mato de la risa leyendo este blog sino también aprendo de la vida y del amor, y de que tengo que evitar ir a la Despensa de la Bolivar ¿por qué no te había encontrado antes Canchinflinero? jaja

    ¡Saludos y seguí con tan genial página! :D

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s