10 HORRENDOS REGALOS NAVIDEÑOS 2015

Se acabó la Navidad. Santa ya está de regreso en el Polo Norte haciéndole el amor a su esposa—el sudor y los fluídos genitales de ambos diluyéndose sobre el cadáver de Frosty, del cual, a su vez, beben los renos—.

Es con el espíritu de esa imagen que los invito a deleitarse con esta fina selección de terribles regalos, que ahora deben estar reposando en las gorditas manos de algún niño chapín.

10) Recortes de Gente

Técnicamente este no es un juguete. Es más como un recurso didáctico para los maestros que enseñan inglés y otros lenguajes. Pero supongo que podés regalarle esta colección de personas bidimensionales a algún niño, si no querés dar la impresión de que lo apreciás demasiado. Además, los niños se divierten con cualquier cosa que tenga cara. Por eso, aunque para mi tía-abuela fue un alivio operarse las várices, para mí significó la desaparición de Rudi, el amigo sonriente que habitaba el otro lado de su rodilla.

12432826_10154397333063942_863717030_o

Hay algunas escenas amenas que pueden elaborarse con este set. Mi favorita es la de este niño intentando esconder una erección con un mantel.

masturbation

También está Nicolás Maduro.

12433092_10154397332683942_918371797_o

Y esta escena de Nicolás Maduro intentando esconder una erección con un niño ciego.

maduro

9) La Cosechadora de Almas

12404756_10154397356958942_1745873047_o

Por supuesto, no podía ser Navidad en un 9.99 sin muñecas abominables. Lo que hace distinto a este ente maligno, es que en su abdomen lleva las almas tomadas de sus hermanas.

familia

¡Pero no se preocupen por ellas! Ellas también eran brujas que gustaban de adornar sus vientres con las almas de los más débiles, en un ciclo infinito de aflicción.

8) Superman en el Dentista

12413832_10154397353853942_164215305_o

¡Observad! ¡El Hombre de Acero, listo para enfrentar a los más grandes adversarios que ha conocido hasta ahora: fluor, entumecimiento bucal y babas!

7) La Familia «Perfecta»

12432907_10154397352123942_557572934_o

Miren, a mí no me llega eso de afirmar que alguien es gay solo por su aspecto. Acusarlo de homosexual fue algo que dañó mucho mi amistad con Rudi, y luego el doctor de mi tía-abuela se lo llevó sin que yo pudiera disculparme con él.

Prefiero pensar que este caballero es el entusiasta amante que BeauifulTGIRL siempre soñó. Tal vez su look se deba a que es imitando a Juan Gabriel, en Los Cebollines Petapa, como este buen hombre consigue el dinero para comprarle a su señora todos los vestidos repetidos y joyería gigantesca que su corazón demanda. Además de proveer los tronos y tintes de cabello verdes que todo bebé en etapa de crecimiento necesita.

12434872_10154397351743942_1718986868_o

Pero francamente no estoy seguro.

6) Your Best Friend, Motherfuckers

12422488_10154397357508942_528303842_o

Los muñecos Best Friend son un agradable juguete para los más chicos, así como una manera de preservar el alma de Tupac por medio del Vudú.

12405279_10154397357923942_1396500915_o

5) Bob Marley en Llamas

12413976_10154397354983942_443984955_o

Yo sé que hice trampa porque esto no es un juguete. Tampoco el espíritu del rey del reggae es un juguete, Satán. Así que por fa dejá de jugar con él.

Estas son algunas de mis canciones preferidas inspiradas por este suéter:

No Woman, No Cry. Being in Hell, Much Cry
I Shot The Sheriff… That’s Why I Am in Hell
So Much Trouble in the World, Even More Trouble here in Hell!
Could You Be Loved, When You Are in Hell?
Zimbabwe… Is Much Better than Hell, Where I Live Now
Three Little Birds… Are in Hell, as I Am

4) Libro Bíblico

B01

Por 3 quetzales podrás adquirir uno de estos libros con historias bíblicas, escritas de forma tan comprimida que si esta editorial lo publicara, el Kamasutra tendría solo dos páginas: la primera, sobre cómo reconocer a otro ser humano, y la segunda, sobre cómo lavar tus genitales después del coito con él.

B02

“No apruebo este mediocre libro bíblico”, diría Jesús.

“No apruebo este mediocre libro bíblico. ¿Y sabés qué tampoco apruebo? El Comunismo”, diría el Coronel Jesús de la Merced, mirando al horizonte con el ceño fruncido y encendiendo otro cigarro, antes de proseguir a contarte una historia más sobre los subversivos.

B03

Este libro es peor adaptación de algo que si Jimmy Morales adaptara 12 Años de Esclavitud como Black Pitaya.

B04

Mi parte favorita es el final, porque no siempre se tiene la oportunidad de leer esta historia escrita por los leones. Me gusta la forma pasivo-agresiva en que confrontan al lector: «Dios no dejó que nos hartáramos a Daniel. Ah no, él no iba a dejar que lastimáramos al neneco, aunque estuviéramos cagándonos del hambre. Ay, es que Dios guarde, su príncipe. Y vos, ¿estás contento, verdá pisado? Ay culero».

3) AAAAAAGGGHHH

12434880_10154397333488942_1601735264_o

Es increíble que alguien observara esta profanación de la anatomía humana y considerara que era lo suficientemente parecida a una persona. Durante estas fechas conocí tamales con más rasgos humanos que este juguete.

12405149_10154397333603942_2118393830_o

El Gigante de Cayalá está relleno de millones de estas muñecas y sus llantos se escuchan cada vez que alguien dice que Cayalá es un lugar feo.

2) ¡WOW La Liga Española!

COLOR01

La rivalidad Barça-Real es una de las más populares y emocionantes en Guatemala. Qué mejor forma de disfrutarla que imaginando que nuestros jugadores preferidos han sido suplantados por horribles engendros y ahora juegan fut en un mundo en el que Dios es una niña de 7 años.

COLOR02

Ronaldo haciendo tecniquitas con un cítrico gigante, mientras el aire le dice que lo ama y su mano derecha es tan solo un recuerdo.

COLOR03

El magnífico Ronaldo. Celebrando frente a una casa el haber ganado su primer cono para orinar parado.

COLOR04

«Mierda. Tengo que escribir la portada de este libro de colorear, pero no sé cómo se llama Messi. Solo sé que es con L, pero LORENA es nombre de mujer y LIBAR es un verbo y lo que voy a hacer más tarde. ¿LEOPOLDO? Ni verga, no es LEOPOLDO. ¿LETRERO?, nel, ese es el nombre de una cosa que estoy viendo. ¿LEPRA? Haha, no, así es como se llama mi hija… ¡LEONARDO! Mi huevo si no es LEONARDO… LEONARDO MESSI».

COLOR06

Léster Messi sosteniendo una copa con una mano, sin darse cuenta de que su otra mano esta transformándose en un vergo de corazones.

COLOR07

No sé quién sea este futbolista o por qué no tiene nariz. Tal vez eso es lo que él mismo le está preguntando a Dios, mientras el sol lo chinga por no tener nariz.

1) V V-8

12414352_10154397349388942_1235577547_o

Todos los niños corrieron en busca de su propio BB-8 y se perdieron de la magia del menos popular VV-8. Como su nombre sugiere, esta bola con rostro está fabricada usando 8 tipos distintos de vello vaginal.

12413941_10154397348403942_2033701379_o

Para ilustrar mejor el horror diario que significa convivir con este objeto, a continuación he producido este pequeño video casero [SE RECOMIENDA DISCRECIÓN].

Anuncios

LOS PEZONES DE SANTA

SANTA

Aquella víspera de Navidad, Santa visitó por primera vez la aldea. Llegó caminando por la ladera, de frente al sol del mediodía.

Todos salimos a recibirlo.

Santa sabía de nuestra enfermedad. Por eso, antes de bajar del trineo, se encapsuló en un overol hermético y una máscara contenedora. Eso sí, permitió que los niños lo abrazáramos de una manera discreta.

Mientras Santa extraía nuestros regalos del costal, fue atacado por uno de los perros del pueblo.

Entre varios muchachos alejaron al animal. Para entonces el daño estaba hecho: los colmillos habían penetrado las ropas de Santa, dejándolo expuesto al patógeno que por siglos nos ha condenado.

Santa permaneció en cuarentena bajo la estricta vigilancia de nuestro mejor curandero. Cada mañana nos reuníamos en la choza para rezar por él y llevarle las ricas viandas que las mujeres le habían preparado.

Fue un día de febrero cuando comprendimos que la tragedia, una vez más, había descendido por la chimenea de nuestras vidas. Santa se había contagiado, y como cada varón de nuestra aldea, presentaba el único pero terrible síntoma de nuestro mal: pezones de dimensiones monstruosas.

A los pocos días medían 50 centímetros. Pasado un mes, los pezones de Santa tenían el tamaño de un tapir bebé. Y siguieron creciendo. Más que los de cualquier hombre local. Crecieron tanto que tuvimos que trabajar en la habilitación de un segundo nivel en la choza, para que los pezones de Santa pudieran desperdigarse con libertad.

Sin embargo, como ocurre con los grandes hombres de la Historia, Santa decidió ver su defecto, no como una abominación, sino como una oportunidad para hacer el bien e inspirar a otros.

Los pezones de Santa llegaron a extenderse tan altos y fuertes como palmeras. Por las tardes los niños trepaban los pezones de Santa y allí jugaban con las aves, disfrutaban el viento en sus rostros y reían. Abajo Santa los observaba complacido, sabiendo que ningún obsequio material que haya dejado frente a un árbol podía compararse con aquella versión tan pura de felicidad.

Antes de que Santa llegara a nuestra aldea, no sabíamos qué hacía crecer nuestros pezones de forma asombrosa. Pero Santa nos mostró la verdad. Nuestros pezones crecen impulsados por la alegría, y nadie ha tenido más alegría que Santa, el bello hombre que vino del Polo Norte para hacer felices a los niños con sus pezones.

LA PEQUEÑA MARATÓN DE PORNOGRAFÍA

 

PORNO

 

La Oferta

Tavo y yo siempre hacíamos amigos en las chamuscas. A veces, estos nuevos cuates llegaban después a la cuadra para vendernos algún objeto, como un CD de tecno, una chumpa o alguna gorra chilera de los Bulls.

Estos objetos eran baratos ya que eran hueviados. Mi mamá lo sabía, por eso me puteó la vez que aparecí con un cassette de Nintendo a cincuenta quetzales y por eso, cuando llegaba algún «fachudo» con unos pelos chisgueteados en la barbilla y preguntando por mí, le decía «viera que él no vive aquí, joven. Se confundió, pase buena tarde». Luego, me hacía saber que no me pagaban colegio caro para que terminara con amigos «mareros» y que, gracias a dios, mi papá tenía su trabajo y podía comprarme mis cositas en centros comerciales como debe ser.

Una tarde un chamusquero llegó a visitarnos. Platicamos un rato, yo siempre controlando que no fuera a pasar mi mamá en el carro. El chamusquero se sacó de la bolsa un aparato, «miren chavos, les conseguí un decodificador para ver porno». «¿De qué porno estamos hablando?», consultó Tavo. «Ah járcor, papá. Todo lo que se imagine, compadre».

El mercader continuó, «agárrelo sin miedo, ese, así lo pulsea». «¿Cuánto?», preguntamos con entusiasmo. «Sesenta varandas, mijos, pero ya yá», expuso en tono asertivo. Le hicimos saber que no contábamos con dicha cifra, así que el varón cerró su venta diciendo «denme cuarenta y cinco para no hacérselas cansada». Juntando lo de los dos, ajustábamos doce. Sin embargo, nuestro proveedor demostró flexibilidad, «va, hagamos una onda: quédenselo un día, pruébenlo y yo paso mañana a esta hora para transear. Igual, yo sé que les va a llegar porque son chimes de categoría, pero si no les cuadra, me lo devuelven y no hay pedo. Me extraña».

Aceptamos y le agradecimos al caballero la oferta.

No sé qué sentía Tavo, pero yo estaba emocionado de contar con un decodificador para mirar pornografía, incluso si tenía que compartirlo. Eran los noventas pre-internet, cuando masturbarse era para un adolescente una experiencia angustiante y un acto más de persistencia que de talento. Por ejemplo, yo calculaba que mis papás se durmieran para encender la tele con el volumen, tan alto como para escuchar, pero tan bajo como para no despertarlos, y así poder nutrir mi libido con lo que los canales 3, 7, 11, 13 y a veces el 5 (que eran los que habían en mi cuarto) hicieran favor de regalarme.

Los adolescentes calientes es una audiencia a la que la televisión nacional siempre le dio la espalda, brindándonos un pobre material masturbatorio. A mí me daban las tres de la mañana intentando capturar imágenes de las piernas de María Celeste Arrarás, las cuales se desvanecían en segundos para ser substituidas por el anuncio de Puerto Barrios, o los reportajes de Primer Impacto sobre gente que nació demente y/o deforme y a quienes sus parientes mantenían enjaulados mientras las personas de la aldea les ponían apodos denigrantes.

A estos impedimentos hay que añadir mi firme creencia en que si me masturbaba mirando a María Celeste, pero en el momento de la eyaculación la cámara enfocaba algún hombre y yo hacía contacto visual con él, me convertiría en homosexual.

 

La maratón de pornografía

Esa misma tarde arrancamos nuestra pequeña maratón de pornografía, aprovechando que los papás de Tavo andaban trabajando. Compramos un galón de jugo Tampico e hicimos sándwiches con paté.

El primer cortometraje se titulaba Vanilla Ice Cream y era sobre una dama blanca teniendo sexo con cuatro hombres negros. La acción era bastante dinámica, pero Tavo y yo nos dedicamos casi solo a comentar lo grandes que eran los penes de aquellos afroamericanos.

La siguiente película era tipo casera, acerca de un hombre en una camioneta ofreciéndoles dinero a mujeres en la vía pública, a cambio de grabarlas teniendo sexo. No nos gustó. Coincidimos en que los cuerpos de esas mujeres eran demasiado normales, al punto de hacernos pensar en nuestras maestras cogiendo, y a la mierda las maestras, estábamos de vacaciones.

Para acompañar el tercer film, preparamos unos huevos revueltos. Quedaron muy bien porque Tavo les agregaba dos cucharadas de leche en polvo para que adquirieran volumen. Aunque apreciamos la intensidad de los actores en esta película, nos pareció demasiado gráfica. Los enfoques eran tan cercanos que era imposible reconocer qué estábamos observando y en dónde terminaba un cuerpo y comenzaba el otro. Nos dio asco, así que la quitamos. Mientras nos terminábamos los huevos, pusimos un partido de la Premier League.

Para entonces me sentía algo decepcionado. Estos no estaban siendo ningunos «chimes de categoría». Estas eran secuencias de gente haciendo mierdas que nadie haría con sus cuerpos.

A eso de las ocho de la noche, salimos a que nos pegara el aire y hablamos de cosas que no tenían nada que ver con la porno, ni con el sexo en general.

Le consulté a Tavo si íbamos a seguir viendo chimazón y me respondió que ni modo «¿o te ahuevás?». Yo no me ahuevaba, era solo que ya no quería ver porno. Pero volvimos a entrar, justo a tiempo para el comienzo del próximo trabajo cinematográfico.

La película arrancó prometedora: una bella pelirroja ingresaba a un cuarto vistiendo una gabardina de cuero y botas de equitación. Luego desabotonaba su gabardina revelando un cuerpo tonificado, una angosta cintura… y un cincho con un pene de hule incrustado. Nosotros no pudimos explicarnos ese evento. ¿POR QUÉ? ¿QUÉ PERSONA IBA A SALIR BENEFICIADA DE QUE UNA MUJER LLEVARA UNA PALOMA DE HULE COLGANDO? No estábamos juzgando, pero en el momento nos pareció algo conceptualmente equivocado.

Cuando la cámara enfocó a un hombre gordo sudoroso, amarrado en la cama, de espaldas, con una pelota metida en la boca e intentando gritar, decidimos ponerle fin a nuestra maratón y substituirla por la octava exhibición de Soldado Universal.

Al día siguiente le devolvimos el decodificador al chamusquero. Se lo entregamos en una bolsita Ziploc, como si entrar en contacto con el aparato fuera entrar en contacto con algo maldito como la lanza de Mammon o el sudor del gordo amarrado en la cama.

 

Epílogo

Aquella madrugada sentí algo especial por María Celeste. Cariño o algo así. Su escote me pareció sensual de una manera sutil. De ella me encantaba su fleco, su bronceado, el acento caribeño con el que pronunciaba «ahora viajaremos a la pequeña aldea de Muyupampa, en la provincia de Villa Vaca, Bolivia, en donde conoceremos al Niño Sapo».

Pero sobre todo, me fascinaba lo mucho que no llevaba puesto un cincho con una moronga de hule.


Si esta historia te provocó placer, felicitaciones: ahora sos homosexual. Si está historia no te gustó, felicitaciones: ahora sos un niño sapo. En ambos casos, buscame en  Facebook y seguime en Twitter! :D

El autor del Gif que acompaña este relato, se llama Gustavo y podés seguirlo en su página. Es tan talentoso haciendo arte, como dirigiendo maratones de porno. 

RESEÑA DE SCOUTS GUIDE TO THE ZOMBIE APOCALYPSE

ZG

2CANCHINFLINAZOS

Casi sin S P O I L E R S

Los zombis son mis criaturas de terror menos favoritas, después de los Frostis malditos y los jimmylievers.

El problema con las licas y series de zombies, o de zombipocalipsis, es que hay un chingo de ellas. Algunas son buenas pero, en su mayoría, pienso que los zombis solo son una excusa para mostrarnos las fantasías violentas que queremos ver, sin tener que lidiar con las repercusiones morales.

Eso no me importó, porque igual fui al cine a ver SCOUTS GUIDE TO THE ZOMBIE APOCALYPSE, o como se llama aquí por alguna razón, A LA $%& CON LOS ZOMBIS.

BALE BERGA LOS ZOMBIS (que creo que sería un mucho mejor nombre) es una lica tan increíblemente de principios de siglo, que varias veces tuve que recordarme que no le había rentado en un Blockbuster y que Arzú ya no es mi presidente sino el alcalde que cada diciembre utiliza la magia de los antiguos para hacerse gigante, cubrir su cuerpo de hielo y acostarse en el Parque para que los niños patinen sobre él.

A pesar de ser noventero, reconozco que hay muchas cosas de mi década que hoy resultan vergonzosas. Esta peli tiene muchas de esas. Incluyendo los peinados, las rolas y los chistes sobre chiches, pedos y ñongas (actualizadas con selfies, porque esa es la forma en que los ejecutivos rucos de marketing dicen “¡hey, millenials! ¡Miren, SELFIES… como ustedes!”). Claro, el doncito noventero que hay en mí se disfrutó los chistes de chiches, pedos y ñongas, pero eso es porque soy una persona de categoría inferior.

Véanlo así: si son de la mara que todavía hoy la pasaría bomba con una lica de AMERICAN PIE, esta onda les va a gustar. Pero si andan en busca de algo más subversivo y que transgreda los estereotipos del género y diga algo relevante a nuestros tiempos, aguantarle casaca a Bale Berga Los Zombis no va a ser fácil.

Este es el tipo de película que, cuando quiere hacernos saber que la party que estamos viendo es járcor, enfoca a dos chavas besándose.

ZG2

Ahora hablemos de los zombis. Los zombis en esta película son fuckin inconsistentes. Nunca los entendí, biológicamente. A veces tienen la agilidad animal de los vampiros de FROM DUSK TILL DAWN y otras solo son una masa de gente caminando, asombrosamente despacio, como ancianos haciendo sus pagos en los bancos de Pradera Concepción y después dirigiéndose a Cemaco.

Por supuesto, eso no importaría mucho si el drama humano estuviera bien elaborado, y la onda es que, a pesar de que mucho de la historia es un calco de SUPERBAD, ya merito lo logra. Bale Berga Los Zombis tiene el mérito de presentarnos a un par de personajes chingones, entrañables y que están atravesando conflictos interesantes. Lo malo es que la lica los deja de lado, para enfocarse en el dilema de si el (aburrido) protagonista se arriesgará a lanzarle un socón a la (incluso más aburrida) güisa que le gusta.

Nunca olvidaré que, antes de apagarse en mis brazos, el sol con cara que te perseguía en Mario Bros 3, me dejó una enseñanza valiosa: mano, si una canción de Romeo Santos resuelve el conflicto central de tu película, algo estás haciendo mal.

Pero si todavía no se han cansado de zombis, y si las palabras “chiches, pedos y ñongas” siguen llevando alegría a su corazón, vayan a verla. Sin paja puede ser divertida.

RESEÑA DE PARANORMAL ACTIVITY: GHOST DIMENSION

PA

3CANCHINFLINAZOS

Contiene S P O I L E R S   L E V E S

Para conmemorar Halloween, la maravillosa festividad chapina en la que alegres jóvenes llenan las calles disfrazados de zombies, fridas kahlos, batmans, fridas kahlos, mujeres y zombies, fui a ver PARANORMAL ACTIVITY: GHOST DIMENSION. En 4DX.

Fue mi primera experiencia en 4DX y la disfruté demasiado. Ojalá hubiera existido esta magia antes. Imagínense haber visto Titanic en 4DX y sentir las vibraciones del sacapuntas de Jack mientras afinaba su carboncillo. ¡Extremo! Se habría sentido como si era a vos a quien Leonardo Di Caprio estaba dibujando. Como si los genitales que Leonardo Di Caprio estaba estudiando fueran los tuyos. ¡WOW!

Otra cosa que habría mejorado en 4DX son los debates políticos de las últimas Elecciones. Por ejemplo, te habrían arrojado vapor húmedo en la cara cada vez que Baldizón sudaba, o tu butaca se habría tambaleado al ritmo de los quiebres de voz de Sandrita Torres.

¡Volviendo a Actividad Paranormal! :D  No estoy familiarizado con la saga—creo que solo vi la primera. Supongo que la demencia ha ido escalando de acuerdo a la trama, el presupuesto y los quiebres de voz de Sandrita Torres. Ghost Dimension es bastante demente, lo cual me gustó. También es poco sutil, lo cual chingó un montón de genuinos ahuevones. En pocas palabras, entre más explícita se pone, menos ahuevante. El concepto de Actividad Paranormal funciona mejor cuando hay ambigüedad en lo que estás percibiendo.

En cuanto a la historia, es un bodoque de clichés con algunos toques de auténtica imaginación. La onda es que es víspera navideña. Hay una familia: un esposo chavorruco, una esposa sexy y católica, y una niña. También está el hermano del esposo, que también es chavorruco, y una dama, también sexy, que nunca entendí quién era y que se anunció como alguien con conocimientos metafísicos, los cuales jamás volvieron a ser involucrados o mencionados en la trama. Por último está el amigo de la niña, que es un demonio que se llama Toby, un nombre que uno no esperaría en un demonio sino en un chocolate de los noventas que distribuye dulces Diana.

El demonio instiga a la chavita a hacer mierdas que son, a la vez, malignas, blasfemas y adorables. Como hueviarse las joyas cristianas de su sexy mamá, arrojar al fuego fragmentos de una biblia o chingar el nacimiento. Personalmente, no pienso que chingar nacimientos sea una característica de posesión demoníaca. No fue el Príncipe de las Tinieblas quien me obligó a instalar la figura de acción de Croc Master, el G.I.Joe, y a su fiel cocodrilo en medio del  nacimiento de mi tía durante la víspera navideña del 93.

Tal vez yo sea un neneco muy blando, pero me cagué del miedo en al menos 3 o 4 escenas. Especialmente con una en donde los chavorrucos están observando un video antiguo en el que una niña poseída (que, me dijeron, es la protagonista de alguna de las anteriores) comienza a describirlos a ellos, e incluso a interactuar con la chavita en el presente. Fue una gran mulada pero me gustó. Me ahuevó, es de esos pocos detalles en los que el arralón viene por lo que implica, y no por lo que te están restregando en la fuckin face.

pa2

Por supuesto, no faltaron momentos en los que a la lica le vale madres encontrar cómo justificar la filmación (que es un problema de la técnica de found footage). A veces solo son dos personajes hablando y no hay razón para que uno de ellas esté grabando. Si yo hiciera una lica found footage, mi primera escena sería del protagonista perdiendo el brazo al ser atacado brutalmente, con una espada, durante su paseo por una tienda de electrodomésticos, obligándolo a coserse una cámara para detener la hemorragia. Así no tendría que volver a explicar por qué hay un cerote filmando todo lo que existe.

Quiero terminar esta reseña hablando de mi parte favorita de la película: el obligatorio sacerdote a quien llaman para que ejecute un exorcismo. No estoy seguro si es intencional o solo que su personaje está mal escrito (la lica tiene tantos clichés y está escrita de una forma tan genérica, que a veces pasa por sátira), pero les prometo que es el sacerdote más inepto que van a contemplar en una película de terror. Su plan para evitar el despertar de las huestes de Satán es, básicamente, rociar pequeñas cantidades de agua bendita sobre algunos objetos y personas. A huevos, nada de eso le funciona, porque este cura es terrible en su trabajo. Si el exorcista de El Exorcista fuera Messi, él de esta película sería un futbolista que quiere echar goles por medio de gritar “AGUA BENDITA” cada vez que va a patear.

La neta no sabría decirles si Paranormal Activity: Ghost Dimension es una buena o mala lica. Las películas son experiencias subjetivas y yo estaba demasiado contento en el 4DX, así que decidí que un mal guión no iba a quebrar mi alegría como si fuera una hoja seca, un pájaro muerto o la voz de Sandrita Torres.