LA PEQUEÑA MARATÓN DE PORNOGRAFÍA

 

PORNO

 

La Oferta

Tavo y yo siempre hacíamos amigos en las chamuscas. A veces, estos nuevos cuates llegaban después a la cuadra para vendernos algún objeto, como un CD de tecno, una chumpa o alguna gorra chilera de los Bulls.

Estos objetos eran baratos ya que eran hueviados. Mi mamá lo sabía, por eso me puteó la vez que aparecí con un cassette de Nintendo a cincuenta quetzales y por eso, cuando llegaba algún «fachudo» con unos pelos chisgueteados en la barbilla y preguntando por mí, le decía «viera que él no vive aquí, joven. Se confundió, pase buena tarde». Luego, me hacía saber que no me pagaban colegio caro para que terminara con amigos «mareros» y que, gracias a dios, mi papá tenía su trabajo y podía comprarme mis cositas en centros comerciales como debe ser.

Una tarde un chamusquero llegó a visitarnos. Platicamos un rato, yo siempre controlando que no fuera a pasar mi mamá en el carro. El chamusquero se sacó de la bolsa un aparato, «miren chavos, les conseguí un decodificador para ver porno». «¿De qué porno estamos hablando?», consultó Tavo. «Ah járcor, papá. Todo lo que se imagine, compadre».

El mercader continuó, «agárrelo sin miedo, ese, así lo pulsea». «¿Cuánto?», preguntamos con entusiasmo. «Sesenta varandas, mijos, pero ya yá», expuso en tono asertivo. Le hicimos saber que no contábamos con dicha cifra, así que el varón cerró su venta diciendo «denme cuarenta y cinco para no hacérselas cansada». Juntando lo de los dos, ajustábamos doce. Sin embargo, nuestro proveedor demostró flexibilidad, «va, hagamos una onda: quédenselo un día, pruébenlo y yo paso mañana a esta hora para transear. Igual, yo sé que les va a llegar porque son chimes de categoría, pero si no les cuadra, me lo devuelven y no hay pedo. Me extraña».

Aceptamos y le agradecimos al caballero la oferta.

No sé qué sentía Tavo, pero yo estaba emocionado de contar con un decodificador para mirar pornografía, incluso si tenía que compartirlo. Eran los noventas pre-internet, cuando masturbarse era para un adolescente una experiencia angustiante y un acto más de persistencia que de talento. Por ejemplo, yo calculaba que mis papás se durmieran para encender la tele con el volumen, tan alto como para escuchar, pero tan bajo como para no despertarlos, y así poder nutrir mi libido con lo que los canales 3, 7, 11, 13 y a veces el 5 (que eran los que habían en mi cuarto) hicieran favor de regalarme.

Los adolescentes calientes es una audiencia a la que la televisión nacional siempre le dio la espalda, brindándonos un pobre material masturbatorio. A mí me daban las tres de la mañana intentando capturar imágenes de las piernas de María Celeste Arrarás, las cuales se desvanecían en segundos para ser substituidas por el anuncio de Puerto Barrios, o los reportajes de Primer Impacto sobre gente que nació demente y/o deforme y a quienes sus parientes mantenían enjaulados mientras las personas de la aldea les ponían apodos denigrantes.

A estos impedimentos hay que añadir mi firme creencia en que si me masturbaba mirando a María Celeste, pero en el momento de la eyaculación la cámara enfocaba algún hombre y yo hacía contacto visual con él, me convertiría en homosexual.

 

La maratón de pornografía

Esa misma tarde arrancamos nuestra pequeña maratón de pornografía, aprovechando que los papás de Tavo andaban trabajando. Compramos un galón de jugo Tampico e hicimos sándwiches con paté.

El primer cortometraje se titulaba Vanilla Ice Cream y era sobre una dama blanca teniendo sexo con cuatro hombres negros. La acción era bastante dinámica, pero Tavo y yo nos dedicamos casi solo a comentar lo grandes que eran los penes de aquellos afroamericanos.

La siguiente película era tipo casera, acerca de un hombre en una camioneta ofreciéndoles dinero a mujeres en la vía pública, a cambio de grabarlas teniendo sexo. No nos gustó. Coincidimos en que los cuerpos de esas mujeres eran demasiado normales, al punto de hacernos pensar en nuestras maestras cogiendo, y a la mierda las maestras, estábamos de vacaciones.

Para acompañar el tercer film, preparamos unos huevos revueltos. Quedaron muy bien porque Tavo les agregaba dos cucharadas de leche en polvo para que adquirieran volumen. Aunque apreciamos la intensidad de los actores en esta película, nos pareció demasiado gráfica. Los enfoques eran tan cercanos que era imposible reconocer qué estábamos observando y en dónde terminaba un cuerpo y comenzaba el otro. Nos dio asco, así que la quitamos. Mientras nos terminábamos los huevos, pusimos un partido de la Premier League.

Para entonces me sentía algo decepcionado. Estos no estaban siendo ningunos «chimes de categoría». Estas eran secuencias de gente haciendo mierdas que nadie haría con sus cuerpos.

A eso de las ocho de la noche, salimos a que nos pegara el aire y hablamos de cosas que no tenían nada que ver con la porno, ni con el sexo en general.

Le consulté a Tavo si íbamos a seguir viendo chimazón y me respondió que ni modo «¿o te ahuevás?». Yo no me ahuevaba, era solo que ya no quería ver porno. Pero volvimos a entrar, justo a tiempo para el comienzo del próximo trabajo cinematográfico.

La película arrancó prometedora: una bella pelirroja ingresaba a un cuarto vistiendo una gabardina de cuero y botas de equitación. Luego desabotonaba su gabardina revelando un cuerpo tonificado, una angosta cintura… y un cincho con un pene de hule incrustado. Nosotros no pudimos explicarnos ese evento. ¿POR QUÉ? ¿QUÉ PERSONA IBA A SALIR BENEFICIADA DE QUE UNA MUJER LLEVARA UNA PALOMA DE HULE COLGANDO? No estábamos juzgando, pero en el momento nos pareció algo conceptualmente equivocado.

Cuando la cámara enfocó a un hombre gordo sudoroso, amarrado en la cama, de espaldas, con una pelota metida en la boca e intentando gritar, decidimos ponerle fin a nuestra maratón y substituirla por la octava exhibición de Soldado Universal.

Al día siguiente le devolvimos el decodificador al chamusquero. Se lo entregamos en una bolsita Ziploc, como si entrar en contacto con el aparato fuera entrar en contacto con algo maldito como la lanza de Mammon o el sudor del gordo amarrado en la cama.

 

Epílogo

Aquella madrugada sentí algo especial por María Celeste. Cariño o algo así. Su escote me pareció sensual de una manera sutil. De ella me encantaba su fleco, su bronceado, el acento caribeño con el que pronunciaba «ahora viajaremos a la pequeña aldea de Muyupampa, en la provincia de Villa Vaca, Bolivia, en donde conoceremos al Niño Sapo».

Pero sobre todo, me fascinaba lo mucho que no llevaba puesto un cincho con una moronga de hule.


Si esta historia te provocó placer, felicitaciones: ahora sos homosexual. Si está historia no te gustó, felicitaciones: ahora sos un niño sapo. En ambos casos, buscame en  Facebook y seguime en Twitter! :D

El autor del Gif que acompaña este relato, se llama Gustavo y podés seguirlo en su página. Es tan talentoso haciendo arte, como dirigiendo maratones de porno. 

Anuncios

MASTURBARSE EN EL 2023

HISTORIA POR CANCHINFLÍN HERO
IMÁGENES POR G1ft3d

Llegaron por la tarde en tres cajas de polietileno. Me acababa de levantar -prefiero trabajar de madrugada- cuando el delivery tocó la puerta. Un señorón moreno y flaco las instaló en medio de la sala. Aquí le traigo a las muchachas, mi amigo –dijo en tono alegre. Hubiera preferido que no dijera eso. A pesar de que poseer muñes es una práctica aceptada, siempre me da un cacho de pena. Hay friito allá afuera, ¿verdá? Bien hay algo, joven. Pero viera que a mí no me gusta hacerle el feo al clima. Bendito sea Dios hay trabajo, pior fuera estar uno enchamarrado ya puro viejito. ¿En qué trabaja usted, mi amigo? Hago proyecciones arquitectónicas. Eso ha de ser bonito, tengo una mi patoja que está estudiando cabal eso, bachillerato en construcción. No me quejo. Quiere desvelos, eso sí.

Notando mi incomodidad, sacó un talonario y me pidió que firmara de recibido. Un gustazo, muchachón. Va pues, don, con cuidado.

Una vez solos, saqué a las muñes una por una. La primera fue Selena, la agente de Emetra. Después María René, la caquerita con su ropa de fiesta y su peinado alto, lista para salir a Cayalá. A mi ex novia Jessica le costó más. Los zapatos verdes que le regalé para Navidad se enredaron y casi se cae toda la caja. Chingándolo todo como siempre.

Sin-título3

Siento que les debo una explicación, no quiero que piensen que soy un depravado monstruo misógino. Esto es algo que hacen todos en el 2023. Es así: salgo con mis lentes-escáners, encuentro alguna chava que me gusta y la escaneo. Envío el escán a las amables personas de MuñeTec, quienes se dedican a la fabricación de réplicas anatómicamente precisas de personas. Dos semanas más tarde, te las entregan a la puerta de tu casa, ya sea para deleite sexual, como pieza ornamental o para compañía. También está esa mara que manda a hacer muñes de sí mismos, para que sus gatos crean que no están solo mientras ellos andan de viaje. Locos cerotes.

De hecho, estoy haciendo un bien a la sociedad. En la Prensa salió que, desde la aparición de las muñes, las denuncias por violaciones sexuales han bajado un 27% en el área metropolitana. MuñeTec genera más de 12,000 empleos proveyendo una importante inyección económica al sector productivo. Tanto así que la Galileo planea abrir la carrera de Técnico en Análisis y Producción de Anatomías Artificiales. A huevos, siempre hay gente que se opone. Como los psicólogos que hablan de “disminución en la empatía humana”, los sociólogos que mencionan una “cosificación del otro”, y los fanáticos religiosos que la etiquetan como “un ataque frontal a la institución del matrimonio”.

A mí no me importa.

Entró una llamada. Contesté de inmediato suponiendo que era el servicio al cliente de MuñeTec. Mi huevo, era Jessica. No había hablado con Jessica desde la vez que la invité a un café con la intención de escanearla y encargar una muñe de ella. La muñe que tengo enfrente, cristalizada por siempre en el vestido que usó para el cumpleaños de mi papa.

Hola, Jessica. Hola, gordo. ¿Qué onda que me llamas? Ay, nada, ¿qué, no puedo llamarte? Bien pues, pero qué raro, ¿cómo estás? Bien, nene, pensando en tí. ¿Y eso? Es que te estoy viendo. ¿Qué foto estás viendo? Ninguna. Estoy viendo el muñe que mandé a hacer de vos. Qué enferma sos, Jessica.

Jessica comenzó a gemir y podía escuchar cómo se relamía los labios. ¿Qué putas estás haciendo? Nada, pasándola bien. Jessica, voy a colgar oíste, qué asco. Puchis, ¿y qué te estoy haciendo a vos, pues? Nada, pero no quiero escucharte masturbándote con mi muñe. Es mi muñe, mano, yo lo compré. Pues, el muñe inspirado en mí. ¿Y qué te hace pensar que con tu muñe estoy cogiendo?, es con otro muñe. ¿Entonces para qué me llamás? yo tranquilo, leyendo estaba. Solo hice un muñe de vos para que me vea coger con otro, con otro muñe. ¿Y quién es el otro? –pregunté con celos auténticos, celos de gente. ¿Es Julio mi cuate, verdá? Jajajaja ¡nada que ver, mano! ¿Entonces quién putas es? Adiviná. Me pela (no me pelaba).

ARJONA

Adiós Jessica, dejá de chingarme. Gordo: es Arjona. ¿Pediste un muñe de Arjona? ¡ese cerote es viejísimo! ¡Ajá, pero es una leyenda! además está en oferta, es de los más populares. La música de Arjona era una mierda, Jessica. Yo sé que no te gusta, por eso voy a coger con Arjona mientras vos mirás. Qué mulada. Qué me importa, y voy a poner Te Conozco mientras hacemos el amor. Chicos de Plástico iría más con el tema. Jajaja, qué tonto sos, lástima que tus chistecitos no me exciten como mi Arjona. Sho, Jessica. Nunca voy a coger con tu muñe, oíste. Okei, nunca cogías conmigo tampoco. Tu muñe solo va a ver y a ver y a ver…y cuando me aburra, lo voy a usar para tender toallas shucas. Hacé lo que querrás, Jessica. Tampoco quiero ya nada, preferiría coger con una PIÑATA del Pin Plata que con vos. Yo preferiría coger con una piñata de una lata de Gallo que con vos. Ese es mi chiste, Jessica. Bueno, adios tontito, mi Animal Nocturno espera.

plata

Tomé la macana que Selena llevaba en la cintura y la usé para reventar el rostro de Jessica, el rostro de la muñe de Jessica. Me cayó mal el modo juicioso y despectivo con el que María René, la fiestera de Cayalá, me veía. Así que también me encargué de ella. Al final, grité con rabia, exhalé y me eché en el sillón. Solo Selena (nombrada así porque la agente de Emetra que escaneé se parecía a Selena Gómez) me veía con rostro comprensivo, hasta con un poco de lástima. La senté a mi lado y recosté mi cabeza sobre sus piernas. Gracias por entender que no fue mi culpa, Selena –dije sollozando. ¿Ya viste cómo es esa pisada conmigo? Tú sos diferente. Tú comprendés que el amor es de doble vía. ¡Jaja, porque tú sabés de amor…y también de VÍAS!

Nos pasamos riendo de mi broma el resto de la tarde. Tan buena patoja que es.

BROKEN

GIFTED

G1f t3d es un artista visual que se especializa en gifs, glitches y todo lo que comienza con G. Por eso, su novia se mantiene feliz. Si tienen gardenias sin germinar, pueden preguntarle también sobre eso. Su verdadero nombre es Gustavo, porque a huevos.

¡Chéquense sus sensacionales experimentos tecno-dementes en su página y síganlo también en Facebook!